Copy

En este Boletín

Agéndate

Comparte
Comenta
Envía a un amigo
En el marco del programa de trabajo 2016-2017 de las Naciones Unidas para el medio Ambiente (ONU Medio Ambiente) en el subprograma de Eficiencia de Recursos y Consumo y Producción Sostenible, se continúa el proceso de Fortalecimiento de las Compras Públicas Sostenibles (CPS) en América Latina a través del proyecto denominado "Estimulación de la oferta y la demanda de productos sostenibles a través de las Compras Públicas Sostenibles y Eco-etiquetado" (SPPEL).

Este proyecto, liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Minambiente) desde la Dirección de Asuntos Ambientales Sectorial y Urbana, y ejecutado por el Centro Nacional se Producción Más Limpia y Tecnologías Ambientales (CNPMLTA), busca continuar con el enfoque del ONU Medio Ambiente para las Compras Públicas Sostenibles (CPS) en Colombia, en sinergia con el programa nacional de Eco-etiquetado y con la estrecha participación del sector privado, con actividades concretas cómo:

 
 
Este proyecto se desarrolla con un equipo de trabajo conformado por profesionales con gran experiencia en el tema de las tres entidades (ONU Medio Ambiente, Minambiente y CNPMLTA) y en estrecha y permanente comunicación, para garantizar que los lineamientos internacionales se adapten correctamente a las políticas nacionales y correspondan con las capacidades y potencialidades del país.

Más información en: Minambiente
Las compras públicas sostenibles surgen en Colombia como una estrategia instrumental Política Nacional de Producción y Consumo Sostenible, en la estrategia compras sostenibles de bienes y servicios, definida en el año 2010 por el entonces Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, hoy Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Con esta acción instrumental, busca repercutir en las decisiones de compra de productores y consumidores de bienes y servicios sostenibles. En la medida en que empresas y consumidores finales incluyan criterios de ambientales, sociales y económicos dentro sus decisiones de compra, su demanda encadenará la innovación en productos y servicios más sostenibles.
Adicionalmente, esta acción instrumental contribuirá a cambiar hacia una cultura de la producción y consumo sostenible a través de su ejemplo, teniendo en cuenta que uno de los grandes consumidores es el Estadoresponsable del 18,2% de las adquisiciones[1], por lo anterior, es importante consolidar los lineamientos para ejecutar las compras públicas de modo sostenible.

Este proyecto que inició desde el año 2014 ha venido apoyando la incursión de la estrategia de CPS y Ecoetiquetado en la agenda pública del país y además de vincular a la Agencia Naional de Contratación Colombia Compra Eficiente, en actividades claves, ha logrado materializar los siguientes productos:
 
  • Guía de Compras Públicas Sostenibles
  • Plan de Acción Nacional de Compras Públicas Sostenibles con acciones concretas 2016-2020
  • Estudio Legal para la implementación de las Compras Públicas Sostenibles en Colombia
  • Análisis de mercado para los bienes y servicios con potencial en el marco de las Compras Públicas Sostenibles.
  • Elaboración de 28 fichas técnicas de B&S bienes y servicios con criterios de sostenibilidad, con su respectivo Análisis Costo Beneficio
  • Incorporación de criterios de sostenibilidad en los Acuerdos Marco de la Agencia Nacional de Contratación Colombia Compra Eficiente
  • Capacitación en Compras Públicas Sostenibles a entidades de orden local y nacional
  • Procesos de contratación con la inclusión de criterios de sostenibilidad en los pliegos

Con esto, Colombia muestra su compromiso con la Producción y Consumo Sostenible y respalda las acciones que las Entidades públicas tomen para su implementación.
 
[1] Datos del Banco Mundial. Gasto del consumo final del gobierno (% PIB). 2015.

La compra sostenible es la “satisfacción de las necesidades mediante la adquisición de bienes y servicios con criterios que consideren: (i) aspectos ambientales incluyendo la utilización eficiente de recursos naturales a lo largo de su ciclo de vida; (ii) aspectos económicos que se ajusten a los principios de eficacia, eficiencia, oportunidad y transparencia; y (iii) aspectos sociales que consideren estándares de vanguardia en sus procesos de producción y/o suministro”[1].

Con esta definición, se entiende que las compras públicas sostenibles permiten que la contratación estatal atienda de forma equitativa tanto lo social y ambiental como lo económico, dando una nueva visión de la contratación pública como un asunto estratégico que busca no solo la satisfacción inmediata de las necesidades del Estado sino además favorece los logros de políticas públicas, promoción del crecimiento económico y mayor bienestar para los ciudadanos.

Las compras públicas sostenibles, obedecen a la inclusión de criterios que consideren aspectos a lo largo de su ciclo de vida, cuya finalidad es poder disminuir, controlar o mitigar los impactos generados lo que se traducen en beneficios potenciales, tales como:
 
  • Reduce el consumo de recursos (con el mismo rendimiento) y la contaminación ambiental.
  • Promueve activamente condiciones de trabajo justas y justicia social.
  • Genera ejemplos y motiva a otras organizaciones (públicas, sociales y privadas) a adquirir bienes y servicios sostenibles.
  • Ahorrar en los costos a mediano y largo plazo (por ejemplo, por la compra de equipos de ahorro energético o la reducción de los costos de transacción).
  • Mejora la calidad de productos y servicios, así como la calidad de vida de los consumidores directos (funcionarios públicos y ciudadanos).
En materia de potencialidades de las compras públicas sostenibles y en términos de disminución de impactos estos beneficios se traducen en externalidades ambientales[2] y según la ONU Medio Ambiente, las externalidades pueden ser identificadas con base en los beneficios que los criterios de sostenibilidad aportan a las contrataciones públicas y en términos ambientales[3] son:
 
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero
  • Reducción del consumo de la energía, el agua y de combustible
  • Reducción de la generación de residuos
  • Mejora de la calidad del aire
  • El uso eficiente de los materiales
  • Reducción del uso de sustancias peligrosas
  • Conservación de la biodiversidad
 
Dentro del proyecto se ha definido una metodología de cálculo de reducción impactos y análisis de costos de los beneficios que pueden generar las diferentes contrataciones públicas incluidas en la estrategia de las compras públicas sostenibles. 
Con esta metodología se puede identificar la reducción de impacto ambiental y su costo asociado, por ejemplo:
 
 
Los costos que debe asumir la sociedad debido al cambio climático pueden ser muy diversos, pero principalmente obedecen a pérdida de la salud por disminución en la producción de alimentos que conducen a hambrunas. El costo para Colombia del cambio climático al final del siglo XXI se calcula en 2.172 billones de pesos colombianos si no se toman acciones para mitigar sus efectos. (Basado en Impactos Económicos Del Cambio Climático En Colombia, del Departamento Nacional de Planeación DNP).

Más información en: Minambiente (Sección Fichas y Análisis Costo Beneficio)
 

[1] Plan de Acción Nacional de Compras Públicas Sostenibles, Ministerio de Ambiente
[2] La Comisión Económica para América Latina y el Caribe define una externalidad ambiental como un costo externo que ocurre cuando la acción de un individuo resulta en pérdidas de bienestar no compensadas para otro.
[3] UNITED NATIONS ENVIRONMENT PROGRAMME. Measuring and Communicating the Benefits of Sustainable Public Procurement (SPP). París. UNEP. 2016. Pag. 41.

 

Dentro de este proyecto se están asesorando 8 entidades de orden nacional y local en la implementación de las compras públicas sostenibles, y adicionalmente se estarán realizando actividades de capacitación que pueden ser de interés para usted o su organización, agende su participación: